Los pranas vayus en la práctica

Actualizado: feb 16


Retomando el post anterior, donde hablo de la importancia del prana en el proceso de autoconocimiento, y sobre las 5 capas o envolturas, en este post explicaré como experimentar los vayus en nuestro cuerpo y como actuán los pranas vayus en la práctica de asanas, las posturas de yoga.


El yoga describe tradicionalmente cinco movimientos o funciones del prana conocidos como vayus (que literalmente significa viento): apana vayu, samana vayu, prana vayu, udana vayu y vyana vayu, que se mueven en diferentes partes del cuerpo y la mente:

APANA VAYU


El apana vayu se encuentra en el suelo pélvico, la parte interna del abdomen. Es la energía que regula los órganos digestivos (eliminación de dióxido de carbono en la respiración, la menstruación y el parto), la reproducción y la excreción (semen, orina y heces). Es responsable del buen funcionamiento del sistema inmune. En el nivel sutil, controla la expulsión de experiencias negativas, emocionales y mentales. Su movimiento es hacia abajo y hacia afuera.

Para experimentar Apana-Vayu: cierra los ojos, sentado o de pie, con la columna vertebral erguida y el cuerpo relajado, mientras exhalas siente la energía descender desde la parte superior de la cabeza hasta el dedo gordo del pie.


SAMANA VAYU


Samana vayu se mueve en el abdomen y su energía se concentra en el ombligo. Literalmente significa fuerza que equilibra. El flujo de Samana vayu es circular y se mueve desde la periferia hacia el centro del cuerpo, entre prana y apana. Rige la digestión y asimilación de sustancias: alimentos, aire, experiencias, emociones y pensamientos.


Para experimentar Samana vayu: cierra los ojos, sentado o de pie, con la columna vertebral reta y el cuerpo relajado, al inhalar y exhalar siente que tu respiración sube y baja en las partes anterior, lateral y posterior del tronco.


PRANA VAYU


Prana Vayu Su energía se encuentra en la región torácica, entre el ombligo y la garganta. Regula todos los procesos de absorción: el movimiento de inspiración, la asimilación de alimentos sólidos y líquidos y la recepción de impresiones sensoriales. Es la fuerza que avanza, con el propósito de poner todo en movimiento.

Para experimentar Prana-Vayu: cierra los ojos, sentado o de pie, con la columna vertebral erguida y el cuerpo relajado; al inhalar sienta la energía que fluye desde el vientre, pasando por el tronco y garganta y llega al tercer ojo.


UDANA VAYU


Udana Vayu se encuentra en la garganta y fluye en círculos alrededor del cuello y la cabeza y regula la distribución de energía en esta zona del cuerpo. Su función es mantenernos de pie, gobernar la palabra, la auto-expresión y el crecimiento. En el plano sutil, regula los movimientos de transformación positiva y evolución.

Para experimentar Udana Vayu, cierra los ojos, sentado o de pie, con la columna vertebral erguida y el cuerpo relajado, mientras inhala y exhala, siente que su respiración circula alrededor y a través de su cabeza y cuello.


VYANA VAYU


Vyana Vayu esta ubicado en el corazón y los pulmones y se mueve desde el centro hacia la periferia, entre los troncos y las extremidades. Es la fuerza que se mueve hacia afuera, literalmente. Controla la circulación de todas las sustancias que circulan y ayuda al otro vayus en sus respectivas funciones. En el nivel sutil, controla los sentimientos y pensamientos de la psique y comanda nuestra fuerza de voluntad.


Para experimentar Vyana Vayu, cierra los ojos, sentado o de pie con la columna erguida y el cuerpo relajado, al inhalar siente que tu respiración irradia desde el centro de tu ombligo hacia tus piernas y brazos.


PRANAS VAYUS EN LA PRÁCTICA


El prana fue el responsable de crear las primeras posturas de yoga. Esta energía universal e inteligente que llamamos Prana, que hice surgir las montañas, el mar y las estaciones, también es responsable de nuestro bienestar físico y emocional, y su desequilibrio, compromete la integridad del cuerpo.


Si pensamos en el cuerpo mecánicamente, podemos decir que el prana es responsable de la absorción de combustible, mientras que samana es responsable de la transformación de ese combustible en energía, que, a su vez, circula en nuestro organismo gracias a Vyana. Apana expulsa los escombros y Udana coordina la energía positiva resultante del proceso y también determina lo que nuestro cuerpo es capaz de hacer.


En la práctica de Yoga que enseño y practico, trato de integrar y sensibilizar a mis alumnos sobre los movimientos y las diferentes direcciones de los pranas que actúan en las posturas de yoga. Las asanas funcionan como herramientas poderosas para pontenciar los prana vayus, y estas, a su vez, facilitan la apertura de posturas de yoga, proporcionando más estabilidad y comodidad dentro de las asanas. De esta manera, la práctica de posturas psicofísicas conocidas como asanas trae beneficios no solo a nivel físico, sino también mental y espiritualmente.


Ejemplos prácticos:


Al igual que con la alineación, la sensibilización a las direcciones del prana vayus en la práctica de asanas debe comenzar desde la parte más cercana al suelo hasta llegar a la parte superior de la cabeza.


VIRABHADRASANA I Y II (LAS POSTURAS DEL GUERRERO)


· Apana vayu nos permite más conexión la tierra (presionando el dedo gordo del pie) y, por lo tanto, con un mayor equilibrio dentro de la postura;


· Vyana Vayu cuando activado, posibilita la expansión del espacio entre los dos pies, el espacio entre el corazón y la rodilla en Virabhadrasana I, y la extensión de los brazos en Virabhadrasana II;


· La toma de conciencia de Udana Vayu en estas posturas, nos ayuda a estirar la columna creando más espacio entre las vertebras;


· Al activar Prana Vayu, permitimos que la energía circule más libremente a lo largo de la columna vertebral, expandiendo los pulmones.


· Samana Vayu y también se activa en estas dos asanas, pero con menos intensidad.

Samana vayu nos ayuda principalmente con torsiones y ejercicios abdominales, moviéndonos más profundamente hacia nuestro centro y activando nuestra fuerza interna. Udana Vayu se activa principalmente en posturas invertidas y paradas de manos, lo que nos ayuda a movernos hacia arriba más ligeramente. Cuando sensibilizamos a Prana Vayu o Vyana Vayu en las extensiones de la columna, protegemos la zona lumbar y logramos un mayor estiramiento de la región torácica, permitiendo que el corazón florezca.

En nuestras clases de yoga en las salidas y viajes en velero, practicamos cada asana desde una mirada atenta a los movimentos de cada prana vayu para que nuestra práctica pueda nos traer beneficios físicos, emocionales y mentales.


Clases de yoga embarazo y Postparto

Counseling en aromaterapia

Taller de Yoga Chakras

40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo